viernes, 19 de septiembre de 2014

DOMA: EL CAMINO HACIA UN CABALLO DE POLO

Cada vez que vemos un partido de polo, quizás nos preguntamos cómo fue el proceso a través del cual un caballo silvestre, sin contacto alguno con este deporte, es capaz no sólo de acatar las órdenes de los jugadores, sino también de tener un excelente desempeño en el campo de  polo. La doma es el período en el que un caballo es amansado, adiestrado y entrenado para un determinado fin, en este caso, el polo. Las técnicas han variado con el transcurso de los años en gran parte debido a que se han modificado las necesidades, consecuencia a su vez del profesionalismo que comenzaron a exigirles a los caballos, es decir que se ha evolucionado de una “
doma tradicional” a una “moderna o racional”.  En este tipo de doma se busca el amansamiento y aprendizaje del animal sin recurrir a la fuerza.

Además de trabajar con la sociología del animal, los domadores tienen que hacer especial hincapié en que las señales sean asimiladas por el caballo, de manera tal que entienda a la perfección el mensaje que se le quiere transmitir. Cambiar el tono de voz o el lenguaje corporal, son algunas de las opciones más utilizadas. La manera más común de lograr esta asimilación es a través del sistema de “premios y castigos” que motivan al animal a tener o no determinados comportamientos. La instrumentación de este sistema permite que luego el caballo comprenda las diferentes posturas, movimientos y presion de las piernas que ejerce el jinete.

La doma comprende una última etapa que muchos denominan la etapa de los “pilotos”, donde jinetes de buen taqueo prueban los caballos y les van dando horas, kilómetros. 
La doma no es una actividad que pueda desarrollarse en un período de tiempo determinado, la evolución hacia un tipo de doma más racional tiene como resultado caballos que son más flexibles y más funcionales a los deportes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada