miércoles, 11 de abril de 2012

TURISMO DESDE LA CIVILIZACION JUDEO CRISTIANA

Recopilaciones de Antonio Torrejón

Publicado por Dario del Viajero (abril – 2012)

La primera alusión de la hoy consagrada multidisciplina del turismo se encuentra en la Biblia, pues con la palabra hebrea tör, tour, hace referencia a viajes de exploración, reconocimiento y vanguardia, lo cual nos indica el nacimiento de manera conjunta del hombre y la necesidad por desplazarse. Conocer nuevas costumbres, culturas, lenguas, tradiciones, etc., fueron desde este entonces consecuencias de lo que hoy en día conocemos como Turismo.
Según lo aceptado por las Naciones Unidas, con sólo el hecho de ir a un territorio ajeno al nuestro, sin obtener remuneración económica y con un lapso menor a 12 meses, estamos practicando turismo.
El individuo que no viaja es porque no quiere o porque de plano no puede, ya sea por falta de información o recurso económico, o iniciativa, pues nunca sobran las razones para salir de nuestro hogar (entorno o comarca, habitual), diversión, salud, deporte, intercambio cultural, etc.
Visitar los diferentes lugares que integran nuestro planeta Tierra, ocasiona un fenómeno social, ya que provoca de manera indirecta para el destino turístico un cambio en sus costumbres, sociedades y, por supuesto, en su economía. Valene Smith, fue una de las primeras en describir la evolución de los destinos desde la perspectiva del turismo y sus impactos de la antropología norteamericana.
En la humanidad, el turismo es una necesidad para las naciones debido a la atracción de ingresos, generación de empleos, entre otros factores que multiplicaran la economía de una nación. Para los estudiosos en la actualidad la importancia del turismo estriba en el peso económico que la cuenta más relevante en lo individual del planeta, generan los ingresos derivados del tráfico internacional de viajeros. La generación de puestos de trabajo, con decencia y con bajo costo de inversión para producirlos, es lo que mas prioriza este sector. Autores españoles como Luis Fernández Fuster (1967) y Manuel Figuerola Palomo (1980) creían que la importancia del turismo radicaba con énfasis en la capacidad de producir bienes económicos a través de un intercambio, en donde los bienes que se intercambian están a disposición plena del consumidor, dando menor importancia a cualquier consideración patrimonial, social, cultural, etc., aunque hoy estos principios están en un nuevo debate.
Para que las ganancias económicas sean las deseadas, la población del destino turístico debe poseer un sistema turístico bien organizado, con servicios básicos, mano de obra calificada, superestructuras e infraestructuras, todo esto considerando la oferta y demanda turística.
Sara Spinelli (una de las fundadoras de la capacitación turística latinoamericana), ya en la década de los años sesenta, alerta de lo gravitante en la formación cultural, que es el turismo y su proyección.
En la actualidad las ganancias del turismo no son sólo económicas, pues el intercambio cultural también es muy importante porque permite ampliar los conocimientos del turista y anfitrión. De igual manera, cabe recalcar que dos de los principales objetivos del turismo consisten en el cultivo o ejercicio de la paz y la amistad entre los países.
Sin embargo, Los resultados de dicha actividad no siempre son los esperados, pues cuando los visitantes llegan de manera masiva causa tensión, antagonismo, irritación, apatía entre otras múltiples situaciones psicológicas un tanto incomodas para los residentes del lugar.
De igual forma, cuando una zona es denominada turística, e intensifica el turismo de verano de sol y playa, y no se planifica adecuadamente su desarrollo, se salta al turismo de masa, el cual provocará que dicha zona pierda su esencia y los resultados serán desfavorables, pues las visitas irán decreciendo poco a poco hasta pasar de moda, lo que conllevará a que la población que dependía de la actividad turística pierda sus ingresos. Si se sabe llevar de manera adecuada, la actividad turística es muy gentil, en términos económicos y en la generación de empleos, por lo cual se está buscando agregarle un plus, el cual corresponderá al uso racional de los recursos, lo que provocará un turismo sustentable. Los esfuerzos argentinos actuales de crecer en las prestaciones de calidad para que estas expectativas tengan resultados favorables, están dando muy buenos resultados.




Tipo de Turista

(1) Explorador

(2) De élite

(3) Ajeno a los circuitos

(4) Inusual

(5) Masivo incipiente

(6) Masivo, de sol y playa









Número de turista

(1) Activo y creciente

(2) Muy escaso, y caro

(3) Poco común

(4) Esporádico

(5) Flujo constante

(6) Afluencia de temporada





Grado de adaptación y sustentabilidad siempre con la premisa de romper con la estacionalidad

(1) Total, en su valor

(2) Genera una fuerte y calificada difusión

(3) Bueno, si tienen una condición respetuosa

(4) Aceptable

(5) Busca comodidades que hacen a su cultura

(6) Obliga a una previsión diferente, que permita romper la estacionalidad, o pasada la moda, decrece

Este modelo ha sido básico para definir e interpretar el turismo, pues hace un análisis del comportamiento del turista.

* Los tipos de turista con el número de turistas y el grado de adaptación y sustentabilidad están relacionados en cada una de sus clasificaciones con los números coincidentes al comienzo de cada una.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada